Aurelio Rodríguez

Categoría: Deportista

Galería


Aurelio Rodríguez Ituarte Jr., nació el 28 de diciembre de 1947 en la ciudad del cobre Cananea, Sonora, medía 1.78 y pesaba 81 kg, era derecho para lanzar y batear. Gran tercera base. Hijo del primer bat y jardinero izquierdo, Don Aurelio Rodríguez Valenzuela, y hermano de Francisco “Chico” Rodríguez Ituarte.

AURELIO Y CHICO RODRÍGUEZ.

Inició profesionalmente en 1965 a la edad de 17 años, con los Mineros de Fresnillo, Zacatecas en la Liga Central, cuando visitaba a un amigo se sometió a la prueba con el equipo local, bateando para .293 y ni hablar de su impresionante defensiva, por un sueldo de 300 dólares mensuales y el mismo año con los Charros de Jalisco en la Liga Mexicana de verano participando en 15 juegos, en 1966 ya tiene la temporada completa. Aurelio Rodríguez inició su carrera jugando en los Charros de Jalisco de la Liga Mexicana, mostrando desde novato la principal característica que tuvo siempre y que los llevaría a las Ligas Mayores: su fildeo en la tercera base y su fuerte brazo. Visto por los scouts en la Liga Mexicana donde sólo bajó una milésima .292, impresionando a Marvin Milkes, buscador de talentos de los Angels,

Beto Ávila en 1966 elogió a Aurelio Rodríguez diciendo: “ese muchacho tiene todo para llegar, su fildeo es impecable y con un poco que mejore en su bateo, vaya que puede quedarse (Aurelio llegó y se quedó muchos años).

JOVENCITO CON CHARROS. 17 AÑOS

Fue vendido a las Ligas Mayores se dice lo firmaron por 70 mil dólares, en donde jugó para los Angelinos de Seattle en 1966 en la Liga de la Costa del Pacífico (Pacific Coast League) de AAA, en 1967 y 68 permanece en Seattle después de haber estado con los Sun Kings de El Paso en la Liga de Texas (Texas League) en AA, y los Angelinos de California (California Angels) en 1967 le dan la oportunidad de debutar viendo acción en 29 partidos en la Liga Americana, permaneciendo con ellos hasta 1970. 

Con anterioridad, Rubén Amaro, scout de los Phillies, quien había trabajado con su padre durante un campeonato mundial de aficionados en 1953, lo recomendó para actuar con ellos en los Estados Unidos, pero a Filadelfia no le interesó.

Su primer manager con los Angelinos, Bill Rigney, llevó al equipo al quinto puesto en el standing a 7.5 juegos del primer lugar, ocupado por los Medias Rojas de Boston, terminando con 84 ganados y 77 perdidos, participando en 29 juegos con 130 turnos al bat y compilando .238; Woodie Held ocupó la misma posición en 30, Tom Satriano en 38; y Paul Shoal en 88.

Los cubanos José Cardenal, Minnie Rojas y Marcelino López eran compañeros de equipo, lo mismo que el mexicano Jorge Rubio, siendo lo más sorprendente que después de no completar la temporada de 1968 por una cirugía, le entregaran la titularidad.

En esa campaña vio acción en 76 juegos, dos de ellos en la segunda base, promediando su bateo en .242 y en 1969 en .232 en 159 partidos, 561 turnos al bat, 47 anotadas, 130 hits, 12 dobles, 2 triples, 7 jonrones, 49 carreras producidas, recibió 32 bases por bolas, se ponchó en 88 ocasiones y se robó 5 colchonetas.

AURELIO Y TED WILLIAMS, SU MANAGER CON WASHINGTON

En esta edición participó al lado del cubano José Azcue, el venezolano Vitico Davalillo y los dominicanos Pedro Borbón, Winston Llenas y Sandy Alomar padre.

En 1970, junto con su compañero Rik Riechardt concretamente en el mes de abril, pasó a los Senadores de Washington a cambio por Ken McMullen, allí encontró a su compatriota Horacio Piña y los cubanos Pedro Ramos y Paul Casanova. Tuvo su temporada más productiva la de 1970, cuando fijó sus números máximos en cuanto a home runs con 19, con 83 carreras producidas y 70 anotadas y 15 bases robadas.

Lo que no se imaginaba es que fuera transferido a otro equipo después de dejar constancia de efectivo fildeo, además de ser líder de asistencias y batear para .249. Con esas credenciales llegó a Detroit, donde participaban 2 latinos Tony Taylor de Cuba y César Gutiérrez de Venezuela; y nada menos que Billy Martin como dirigente, aguantó y se lo reconocieron hasta su fallecimiento.

Llega al equipo donde se consagró defensivamente hablando, los Tigres de Detroit al terminar la temporada de 1970 en un cambio múltiple de ocho jugadores que trajo a Denny McLain ganador de 31 juegos en 1968, a los Senators. Irónicamente McLain no volvería a ganar tantos juegos, tuvo temporada perdedora y estaría fuera del béisbol en 1971 mientras Aurelio Rodríguez sería el titular de la tercera base de los felinos por ocho años, con quienes estuvo 9 temporadas, de 1971 hasta 1979.

Aurelio Rodríguez fue un modelo de la consistencia en la tercera base para los Tigres durante los años 70. Demostró no ser un buen bateador, pero tenía manos seguras y fue bendecido con un brazo fuerte y exacto. El 4 de diciembre de 1976 Aurelio Rodríguez ganó el guante de oro (Gold Glove Award) de tercera base de la Liga Americana rompiendo una racha de 16 años de Brooks Robinson, siendo el primer tercera base de la Liga Americana desde 1959 el cual tenía 16 guantes de Oro seguidos; en la tercera base, sólo Brook Robinson le hacía sombra, Aurelio Rodríguez también lideró el porcentaje de fildeo como tercera base de la liga en 1976 y 1978. Sparky Anderson era el mánager de Aurelio Rodríguez en 1979, su último año en Detroit, y dijo: “Probablemente tenía las mejores manos que nadie, y un gran brazo. “Los únicos dos brazos que he visto como éste son el de Travis Fryman y él. Este individuo era un gran tercera base”.

Con un porcentaje de .964 con 4,207 asistencias, participando en 412 jugadas de doble out; totalizando 2,017 partidos en los que cometió 218 errores. En los mismos 2,017 juegos a la ofensiva se paró al bat legalmente en 6,611 turnos, anotó 612 carreras, conectó 1,570 imparables, 287 dobles, 46 triples, 124 cuadrangulares, 648 carreras remolcadas, recibió 324 bases por bolas, abanicó la brisa en 943 ocasiones, se sacrificó con elevados en 34 veces, ocupó la inicial por golpe en 27 oportunidades, bateó para dobla play en 167 ocasiones, promedió .237 y con hombres en base .275 con .351 de slugging.

En 1980 es adquirido por los Padres de San Diego y estos lo cambian a los Yanquis de Nueva York donde estuvo hasta 1981, jugando para los Yankees algo muy grande que sucedió con él, suplió a Greg Netles de los Yankees en tercera base y los sacó de la mala racha, en la Serie Mundial de 1981, bateó para .417 (de 12-5). Fue el primer mexicano que jugó una Serie Mundial con Yankees. Llegó a ser el mexicano con más cuadrangulares con el equipo: 5.  Bateó para .261 en 234 turnos.

Fue grande entre los grandes nuestro orgullo mexicano, derrocho clase con su magistral guante y su buen bat, Aurelio Rodríguez, el hombre de la esquina caliente. 

En 1982 lo toman los Medias Blancas de Chicago con quienes milita hasta 1983 siendo cambiado este año a los Orioles de Baltimore donde se despide de su carrera en las Ligas Mayores donde participó con siete equipos. Rodríguez promedió .237 con 124 home runs y 648 carreras producidas en 2017 juegos. 

El 11 de octubre de 1970, Carlos “Bobby” Treviño, Aurelio Rodríguez y Harold Hodge dieron jonrones en una entrada empatando record de la LMP, fue con los Cañeros de Los Mochis y ante los Naranjeros de Hermosillo. 

El jueves 5 de enero de 1984, jugando en Navojoa, los Cañeros ganaron 5-0, produciendo las cinco, el gran Aurelio Rodríguez, con par de cuadrangulares. Ese año Aurelio Rodríguez logró el título de Jugador Más Valioso de la liga.

Está entre los siete toleteros de Cañeros de los Mochis que han dado 3 jonrones en un juego de 9 entradas:  El primero fue Carlos “Bobby” Treviño, (Ildefonso Ruiz lo hizo primero, pero en juego de diez entradas), el segundo Verde, Tony Oliva, el tercero fue Aurelio Rodríguez, el 25 de noviembre de 1970, versus Yaquis, el cuarto, Alan Cockrell; el quinto, Alonso Téllez; el sexto, Brian Burgamy y el séptimo Ramón Urías.

Se encuentra en tercer lugar de los líderes en Impulsada de por vida en la Liga mexicana del pacífico: 1.- Héctor Espino 1097, 2.- Matías Carrillo 679, 3.- Aurelio Rodríguez 625, 4.- Eduardo Jiménez 622 y 5.- Andrés Mora 593.

En 1984 regresa a la Liga Mexicana de Verano con los Tigres capitalinos, en 1985 pasa a los Sultanes de Monterrey, no juega en 1986, ni en 1988, en 1987 destacando con el madero con .371 de porcentaje y 1989 juega para los Saraperos de Saltillo donde se despide como pelotero activo.  

En la Liga Mexicana del Pacífico debutó en la temporada 1967-68 con los Cañeros de Los Mochis con quienes permaneció hasta la temporada 1973-74, siendo cambiado a los Yaquis de Ciudad Obregón con quienes milito dos campañas, de 1974 a 1976, en 1976-77 no jugó, regresando al equipo verde la temporada de 1977-78 hasta el 79, se ausentó dos temporadas y vuelve en 1981-82, no juega no juega en 1982-83 y va de nuevo con los esmeraldas en la temporada de 1983-84 hasta su retiro de esta liga en 1988-89. 

Además, se inició en Los Mochis en la Liga Mexicana del Pacífico, jugando 18 temporadas, incluyendo también las dos con Ciudad Obregón; y sus números ahí dicen que se paró en el pentágono 4,407 veces, conectó 1,205 hits, 208 dobles, 11 triples y 129 vuelacercas; anotó en 583 ocasiones, remolcó 641 carreras, se robó 101 bases y recibió 392 bases por bolas.

En la Liga Mexicana del Pacífico, Rodríguez fue Jugador Más Valioso en la temporada de 1976-77 y con 123 cuadrangulares se coloca en la décima segunda posición de todos los tiempos.

Asimismo, aparece como tercero en el listado histórico de carreras producidas (625), cuarto en dobles conectados (202), quinto en anotadas (572) y sexto en imparables (1,175), para así colocarse como uno de los bateadores más importantes del circuito en sus 75 años de vida.

Entre otras de sus distinciones individuales, Aurelio lideró la LMP en hits, triples y dobles, todas en la temporada de 1969-70. Conquistó un par de títulos con los Cañeros de Los Mochis.

El gran Aurelio representó a México en dos Series del Caribe, en 1978 en Mazatlán, Sinaloa con los Tomateros y en 1984 con el equipo de Los Mochis en San Juan, Puerto Rico, donde dejó constancia de su calidad en el diamante, siendo elegido para el equipo de las estrellas: El Equipo Ideal; por su estupenda actuación en la antesala. 

Por su grandeza en los diamantes y fuera de ellos fue reconocido en múltiples ocasiones, hasta llegar a la galería de los inmortales en el Salón de la Fama del Béisbol Profesional Mexicano en 1995.

Fue coach en las menores para Cleveland en 1990 con los Rapids de Niagara Falls, New York. 

En México dirigió a Cd Victoria, Tamaulipas en la Liga central en 1976. Volvió a la Liga Mexicana como manager, en 1985 fue siendo jugador sustituyó en el timón de los Sultanes a José “Zacatillo” Guerrero, los vuelve a dirigir en 1990 y en 1991 condujo a la victoria a los Sultanes de Monterrey, que terminaron como superlíderes el 24 de Julio de 1991. En el primer playoff, derrotaron 4-1 a los Charros de Jalisco, luego pasaron sobre los Industriales, también de Monterrey y se llevaron el título ante Diablos Rojos, que manejó Ramón “Diablo” Montoya; en 1992 inicia dirigiendo a Monterrey y es relevado por el cubano Carlos Paz, en 1993 toma el comando de los Saraperos de Saltillo y lo cambian por Alfredo “El Yaqui” Ríos, en 1994 vuelve a Monterrey pero ahora como manager de los Industriales, de 1995 a 1997 toma la estafeta de los Broncos de Reynosa y en 1998 dirigiendo a  los Acereros de Monclova los llevó a su primera serie final, en 1999 también está al frente del equipo de la furia azul en la Liga Mexicana de Verano.

El 23 de septiembre de 2000, mientras estaba de visita en Detroit, Míchigan, donde era muy popular entre los aficionados a los Tigres y le refieren como “el original A-Rod”, fue atropellado por un coche en el lado del sudoeste de la ciudad. El conductor había sufrido un infarto. Aurelio Rodríguez tenía 52 años al momento de su muerte. Su funeral en México fue muy concurrido, incluyendo al Presidente de la República Ernesto Zedillo Ponce de León. 

Fue tan brillante su carrera, en las Ligas Mayores, siendo el mexicano número 14 en actuar ahí, pues el hecho de sostenerse durante 17 años le permite ser considerado la excelencia personificada como antesalista del béisbol mexicano. 

En 2019 Oliver Pérez empataría el record para un mexicano con más temporadas en la historia de MLB, el cual compartirá con Aurelio Rodríguez que fue el primero, Fernando Valenzuela y Juan Gabriel Castro. 

Otros tercera bases mexicanos que han llegado a la gran carpa son Vinicio Castilla y Celerino Sánchez.  Christian Villanueva empató la marca de Aurelio de 19 jonrones, esa cifra fue durante 25 años la marca para un bigleaguer mexicano en el Big Show, impuesta por Aurelio Rodríguez, en 1970 con los Senadores de Washington. Hasta que la pulverizó el oaxaqueño Vinicio Castilla, en 1995, apilando 30 para los Rockies de Colorado.  

Ha habido tres jugadores llamados Aurelio en la historia de las Grandes Ligas, y los tres murieron en accidentes automovilísticos entre las edades de 44 y 53. Siendo ellos el pitcher relevista Aurelio López el “buitre de Tecamachalco” y Aurelio Monteagudo.

Su hermano mayor Francisco “Chico” Rodríguez” fue jugador de los Tigres de México en la posición de short stop siendo vendido posteriormente al club “Águila de Veracruz,” en donde fue campeón en la temporada 1970, terminando su carrera con los “Rieleros” de Aguascalientes. 

Aurelio es uno de los peloteros más queridos en la historia de la pelota mexicana y con mucha razón, dadas sus brillantes temporadas en las Grandes Ligas, con un guante de oro incluido.

La leyenda del guante de oro de la MLB,Aurelio Rodríguez | Leyendas del  Deporte


VIDEOS

Yankees Vs Dodgers 1981

Promocional "We're 4"  en 1979 con Aurelio Rodriguez & Milt Wilcox